Aspectos Genéticos de familia judía de Europa Oriental (Askenazi)

En todo el mundo, ciertos trastornos genéticos son más comunes en los diversos grupos étnicos, raciales o geográficos.

Los investigadores han descubierto recientemente que las mujeres judías Ashkenazi son más propensas a tener ciertas alteraciones en los genes ” BRCA1 ” o ” BRCA2 ” que las mujeres de la población general.

La función de los genes BRCA ( siglas debidas a BReast CAncer – Cáncer de mama) en el cuerpo, es mantener controlado el crecimiento de las células a un ritmo normal , y no demasiado rápido.

Es decir que actúan como supresores de tumores y ayudan a prevenir el cáncer produciendo proteínas para que las células crezcan normalmente.

Una mutación o error en los genes BRCA1 y BRCA 2 hace aumentar las probabilidades de padecer cáncer de seno, ovario o ambos.

Para las mujeres en la población general, aproximadamente una de cada 500 tendrá una alteración en el gen BRCA1 o BRCA2.

En las mujeres judías Askenazi, las mutaciones en los genes BRCA1 y el BRCA2 son aproximadamente 10 veces más comunes, dependiendo también de la edad.

De cada 100 mujeres que tienen la mutación del gen BRCA1, entre 35 y 70 mujeres tendrán mayor probabilidad de padecer cáncer de ovario.
De cada 100 mujeres que tienen la mutación del gen BRCA2, entre 10 y 30 tendrán mayor probabilidad de padecer cáncer de ovario.

 

¿Qué puede hacer una mujer judía Askenazi?

Las pruebas genéticas para cualquier riesgo de enfermedad es un tema más complejo de lo que puede parecer a primera vista. Los resultados de las pruebas para detectar el riesgo de cáncer de mama no es un simple ” sí” o ” no” como respuesta, y está lejos de ser una ciencia exacta.
Un resultado positivo de un estudio genético, no significa que una mujer va a desarrollar sin duda, un cáncer de ovario o mama.

 
Un resultado negativo generalmente significa que una mujer no tiene una mutación BRCA conocida. Ante este caso la probabilidad de tener un cáncer de ovario o mama es muy baja.

 
En general, ante la mencionada herencia genética, los especialistas recomiendan que es más conveniente realizarse controles más estrictos y frecuentes, de ovario y de mama, con más frecuencia que lo normal, ya que los resultados de los estudios genéticos no son 100% concretos ni van a garantizar nunca un 100% de probabilidad por un “sí” o un “no” preciso y definitivo.

Algunos estudios de investigación han demostrado que la actividad física y otros factores de estilo de vida , tales como evitar la obesidad pueden reducir el riesgo de cáncer en mujeres con alta probabilidad de ser portadoras de mutación BRCA.

 
ACILCO tiene como objetivo, difundir el cáncer de ovario y especialmente el factor de riesgo de las mujeres descendientes de familias Askenazis, dentro de la comunidad judía de Argentina.

 
Si perteneces a este tipo de familia, y/o participas en forma activa en alguna de las comunidades judías de Argentina, te pedimos te comuniques con ACILCO, para trabajar juntos este tema dentro del entorno comunitario judío.

 

Conociendo la situación, podemos prevenir y salvar vidas.


logo
logo
logo
logo
logo
logo
logo
logo
logo
logo
logo
logo
logo
logo
logo
logo
logo